La mala: Tamara de Lempicka


Tamara en bugatti verde
En 1929,  Tamara de Lempicka pintó la obra icónica Autoretrato (Tamara en el Bugatti verde) para la portada de la revista de moda alemán Die Dame
Hoy os traigo de la mano a Tamara de Lempicka (Tamara Rosalía Gurwik-Gorska), artista polaca nacida a final del XIX, pintora art decó (¡ah!, ¿pero eso existe?claro, aquí está ella) yo a esta mujer siempre le he visto cara de mala, con esos ojitos entornados que parece que te dicen: te vas a cagar...

Famosa entre los ricos de la época, como ella, con una vida de derroche y lujo. Podríamos decir que fue una mujer revolucionaria y adelantada a su época, al fin y al cabo se hizo un hueco en un mundo de hombres, pero me caben mis dudas ya que aunque así lo parecía, su imagen bien podía ser una impostura, la niña rica superficial y clasista que juega a rebelde, sin perder nunca de vista cuales eran sus orígenes. Famosa por su libido, era bisexual y su vida amorosa estuvo rodeada de escándalo, murmuraciones, cocaína y orgías. Tamara utiliza sus pinceles para dotar a sus retratos y desnudos de una potente carga sensual y sexual.

Lempicka vive diez años de gran éxito  durante los  años veinte, fue la retratista más de moda de su generación entre la alta burguesía y la aristocracia, la pintora de duquesas y grandes duques y la alta sociedad, con un estilo figurativo, con ciertas reminiscencias del cubismo y lleno de glamour, pero durante los años cuarenta su carrera entra en declive y no es hasta los años setenta que vuelve a ser redescubierta y salvada del olvido.

No hay comentarios