16.2.16

La historia de una mesa envejecida



envejecer una mesa de madera por estherimenta
envejecer una mesa de madera por estherimenta

Dentro del famoso proyecto cocina tenía pensado  hacer una mesa con las patas de tuberías y un tablero de lamas, una muy chula que os dejara ojipláticos, pero al final compré una porque podía pasar que la operación tuberías DIY saliera rana y me quedara con medio departamento de fontanería del Leroy Merlin almacenado y sin mesa. Así que en la visita al Ikea me hice con la mesa Ingo, una mesa barata y más robusta de lo que parece, cualidades ideales para personalizarla.

No os mentiré, pinté las patas de blanco y pensé dejar el sobre tal cual, pero llego el amore y me dijo -eso estaría mejor envejecido- y me vine arriba, unos cuantos tutoriales de internet después (de esos que me gustan tanto) y quería tirarme de los pelos, el proceso no es tan bonito ni sencillo como cuentan pero logre salvar el tipo y os voy a contar el proceso, aquí va el famosos envejecido de madera con vinagre y lana de acero:

envejecer una mesa de madera por estherimenta

El procedimiento en teoría es sencillo, vais a necesitar vinagre blanco de limpieza (según leí también sirve el vinagre de vino y el de manzana) y lana de acero (yo la encontré en una tienda de pinturas, en las ferreterías que pregunté no había), introduces la lana de acero en el vinagre en un frasco cerrado y esperas a que la lana de acero se oxide y tinte el vinagre.
Hasta ahí bien, el problema es que se supone que en un par de días estaría listo, error, al menos en mi caso no fue así el vinagre no hizo nada de nada y tras más de una semana me cansé y deje de mirar el bote a ver si el milagro de la oxidación se producía, así que cuando pasó, porque sí, al final la puñetera lana se oxido, se oxido tanto que se deshizo, pero no sé en que momento, yo lo vi al cabo de un mes.

Bueno el potingue estaba hecho, según las instrucciones sólo tenía que lijar bien limpiar y aplicar con una brocha y la madera se tintaría cogiendo un tono precioso y vintage, otra vez error,  el color resulto ser un rojizo muy feo y no parecía ni por asomo que la madera hubiera envejecido así (quizás porque el menjunje tenía demasiado tiempo).

envejecer una mesa de madera por estherimenta

Pasamos al plan B, esperar al día siguiente a que secara bien (mientras anhelaba en secreto a que se tornara preciosa y viejuna, ¡JA!) y dar una patina de blanco con un trapo, la patina la hice con pintura acrílica blanca rebajada con agua, el resultado...otra vez puaj.
Aunque esa tarde me convencí a mi misma que no estaba tan mal a la mañana siguiente, tras esperar nuevamente a que secara bien, la miraba mientras desayunaba y cada vez me parecía más espantosa, era de primero de manualidades, ese tono blanco lechoso me hacía pensar que si le pegaba unos cromos de flores, en plan decoupage, ya sólo estaría a un paso de hacer una muñeca con falda de ganchillo que ocultara el papel higiénico.

Estando así las cosas sólo había una solución, lijar, lijar con ganas pero yo odio lijar, así que nunca lo hago con las suficientes ganas y esa desgana formó parte del resultado final, una capa de cera para madera después y ahora mi mesa más que vieja parece maltratada por el uso, pero me gusta, al amore no, pero le he dicho que si quiere que lije él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...